Destinos de Viajes Lagarto Rojo

Todos nuestros destinos

Rumanía clásica (12 días - 11 noches)

El circuito comienza en Bucarest, la capital rumana, una ciudad que en su época dorada fue llamada el París del Este, por la belleza y la elegancia de su arquitectura, la cual se muestra en fuerte contraste con los edificios mastodónticos y decadentes erigidos por la dictadura comunista de Nicolae Ceaușescu. Al margen de la capital, nuestro viaje nos llevará a recorrer Transilvania, una de las regiones más extraordinarias de Europa, la cual está atravesada por la cordillera de los Cárpatos. Esta cordillera, cuyos paisajes son de gran belleza, conserva rincones donde el tiempo parece haberse detenido. Allí, entre ciudades que recuerdan el esplendor del Imperio Austrohúngaro, antiguos castillos sobre elevados riscos, iglesias fortificadas, monasterios ortodoxos o palacios de la realeza rumana, encontraremos la figura emblemática del terrible Vlad Tepeș el Empalador, que inspiró el mito de Drácula. 

Transilvania y los Cárpatos (8 días - 7 noches)

Circuito corto por una de las regiones naturales e históricas más impresionantes de Europa. Transilvania está en el corazón de Rumanía, atravesada por la cordillera de los Cárpatos, que con sus majestuosas montañas constituye el escenario ideal para el mito de Drácula. Este personaje de ficción tiene su origen en Vlad Tepeș el Empalador, un príncipe de Transilvania terriblemente sanguinario. Su figura contrasta con la belleza serena de sus ciudades, como Sibiu, Brașov, Sighișoara o Alba Iulia, entre otras. A través de encantadores paisajes que parecen sacados de otra época descubriremos castillos de aire misterioso, palacios e iglesias fortificadas, y si las condiciones meteorológicas lo permiten, recorreremos la carretera Transfăgărășan, famosa por sus muchas revueltas panorámicas. 

Lo mejor de Armenia (7 días - 6 noches)

El pueblo armenio ha logrado sobrevivir durante siglos entre grandes imperios y ha conservado un territorio muy pequeño (como Galicia o Haití) pero con una gran concentración de monumentos históricos que se visitan con comodidad. Dado que el antiguo reino armenio fue el primero en adoptar la religión cristiana, el país atesora muchos vestigios monásticos y eclesiásticos que se recortan en el bello paisaje montañoso. La cumbre más famosa es el monte Ararat, mítico lugar bíblico, que domina la silueta de Ereván, la capital. Esta ciudad, nuestra base de operaciones en el circuito, es una de las más antiguas del mundo y combina su animado y pintoresco centro histórico con los espacios modernos de reciente diseño. Por supuesto, también habrá lugar para las delicias gastronómicas -como el excelente vino armenio- y otras tradiciones.

Lo mejor de Georgia (7 días - 6 noches)

El pequeño tamaño de Georgia (similar a Andalucía o Panamá) permite recorrerlo y conocerlo suficientemente en una semana. El circuito tiene como punto de partida y base principal su capital, Tiflis, donde vive un tercio de toda la población del país. Esta ciudad combina un atractivo y animado centro histórico con atrevidas construcciones modernas y vestigios del régimen comunista. Ligada a éste último, conoceremos la localidad natal del temible Stalin, pero también visitaremos antiguas aldeas excavadas en la roca, monasterios medievales, bodegas -el vino georgiano es excelente-, talleres de artesanía y magníficos palacios. Y todo ello a la sombra de las imponentes montañas del Cáucaso, las más altas de Europa.

Armenia y Georgia (9 días - 8 noches)

Este circuito recorre los dos países del Cáucaso de tradición cristiana. Tanto Armenia como Georgia hunden sus raíces en reinos de la Antigüedad y sobrevivieron al paso de grandes imperios por sus territorios y también a la tiranía comunista soviética. Esa larga y difícil Historia ha forjado un carácter propio en ambos países. Sin embargo, la vecindad y una Historia similar no impiden que sus culturas sean muy diferentes, e incluso usen alfabetos distintos. Prestaremos especial atención a Ereván y Tiflis, las dos capitales, ciudades muy antiguas y al mismo tiempo vibrantes urbes modernas. El paisaje de las altas montañas del Cáucaso (las más altas de Europa) servirá de fondo a pintorescos monasterios antiguos, aldeas excavadas en rocas verticales, viñedos y bodegas, museos y palacios históricos.

Los países del Cáucaso (12 días - 11 noches)

Los tres países del Cáucaso juntos apenas alcanzan la extensión de las dos Castillas o la de Uruguay. Gracias a ello, en apenas una semana y media podemos ser testigos de las grandes diferencias culturales que la Historia ha producido en esta región: tres lenguas muy diferentes (que también usan tres alfabetos), dos religiones dominantes, e incluso las rivalidades políticas que todavía hoy los enfrentan. Sin embargo comparten un paisaje de impresionante belleza marcado por las montañas del Cáucaso, las más altas de Europa, los viñedos y los vestigios de civilizaciones antiguas, así como las huellas del comunismo soviético. Las tres capitales -Ereván, Tiflis y Bakú- reflejan todo esto sin perder las comodidades de unas urbes modernas. 

Centro de Italia (8 días - 7 noches)

En este viaje cobra especial protagonismo la Roma imperial, origen de nuestra cultura. De la Ciudad Eterna nos llegó nuestro idioma, nuestro alfabeto, el derecho, la literatura, los conceptos básicos de la arquitectura y la ingeniería, el comercio o las raíces de nuestra gastronomía. Todo ello se hará visible en la propia capital italiana y en Pompeya, el recinto arqueológico más importante del mundo, una ciudad cuya vida se truncó con la erupción del Vesubio. Pero además de ello podremos admirar las obras cumbre del arte, no sólo en Roma sino también en Florencia: Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, Rafael, Caravaggio o Donatello son sólo algunos de los artistas que allí vivieron y trabajaron. La majestuosidad de la Ciudad del Vaticano, el bullicio de Nápoles, la belleza paradisiaca de la isla de Capri y los paisajes de la Toscana completan uno de los viajes más inolvidables que puedes realizar en Europa.

Norte de Italia (9 días - 8 noches)

Las regiones del norte de Italia son las más prósperas y desarrolladas del país. Sus ciudades son urbes abiertas y dinámicas, cargadas de Historia y con un pasado marcado por la cultura latina, el Renacimiento y unas profundas relaciones con el norte de Europa y el Mediterráneo. Ciudades que fueron cuna de grandes reyes y príncipes, artistas y científicos, navegantes y comerciantes, que atesoran grandiosas catedrales y majestuosos palacios, junto a los mejores museos del mundo. Paisajes inolvidables al pie de los Alpes en Milán y Turín o por las suaves colinas de la Toscana, pueblecitos de ensueño como los de Cinque Terre junto al mar, sensaciones únicas como perderse por los canales de Venecia o dejarse sublimar por el arte de Florencia y Pisa... En definitiva, un viaje para disfrutarlo con los cinco sentidos.